| 05/07/2012

Proyecto: instrumentos musicales

Héctor Caraballo (profesor de Física y Tecnología) /

A los estudiantes de Tecnología de 1º de ESO se les encargó la realización de un proyecto que incluía tanto al arte, la música, como  la propia tecnología. Consistió en, trabajando en equipos, planificar, diseñar y construir un instrumento musical.

Los requisitos para este proyecto fueron:

- Debía ser construido, hasta dónde fuese posible, con materiales reciclados o, al menos, que pudiesen encontrar en casa.

- Una vez terminado, tendría que ser capaz de producir diferentes notas musicales.

Aunque, en principio, puede ésta parecer un tarea complicada, los resultados fueron realmente impresionantes. No debemos olvidar que son muy jóvenes, están en su primer año de Secundaria, y, además, carecen de mucha experiencia en el uso de herramientas. Pero nada como prestar atención a las fotografías que acompañan este artículo para poder juzgar los resultados.

Algunos de los instrumentos fueron afinados por el profesor de música del colegio. La guitarra blanca, por ejemplo, tiene las cuerdas hechas con seda y cada una de ellas da una nota diferente. El xilófono tiene tubos de acero de diferentes longitudes y ajustados con alambre. La batería se compone de elementos reciclados, como un tambor de detergente, latas de comida y tapas de latón. Todos lograron sonar con harmonía y ritmo, tal y como los estudiantes demostraron ellos mismos.

La evaluación del proyecto se basó en:

- El proyecto por escrito y entregado antes de empezar la parte práctica, dónde los alumnos explican la planificación, los materiales y el presupuesto necesarios para construir el instrumento.

- La originalidad del instrumento.

- El arte y belleza del proyecto.

- Las características musicales del instrumento: debe ser capaz de producir notas musicales.

- El número de materiales reciclados empleados: cuantos más, mejor.

Los estudiantes contaron con la orientación de José María Cuéllar, profesor de Música en Secundaria. Como muchos de ellos no tenían grandes conocimientos de teoría de la música, José Antonio les explicó algunos conceptos básicos sobre la fabricación de instrumentos, las notas musicales y el afinado. Les confesó, además, que cuando era bastante joven fabricó el mismo una batería muy parecida a la que acabaron construyendo algunos de los alumnos.

Algunos instrumentos resultaron bastante originales, como la guitarra-batería, aunque era muy difícil de tocar. Las baterías fueron diseñadas de diferentes maneras: latas, una botella de cristal, tarros de leche en polvo y madera. Se crearon cinco guitarras diferentes, tres de las cuales resultaron muy sofisticadas, con clavijas para afinar y diferentes tipos de cuerdas, como se ve en las imágenes. Otras fueron más simples, utilizando solo cartón y cuerdas de goma.

A los alumnos les encanta pintar los instrumentos, por lo que todos fueron pintados usando diferentes técnicas: espray, pintura al óleo, etc.

Finalmente la experiencia resultó ser muy satisfactoria, tanto para los estudiantes como para el personal del centro. Bueno… al menos, ¡mientras los estudiantes no estuviesen mucho tiempo practicando con sus nuevos instrumentos musicales!