| 10/07/2012

En la educación hay que generar talento; es un proceso que nunca finaliza

/

Los días 20 y 21 de abril se celebró en Madrid, en el Centro de Congresos “Príncipe Felipe”  (Hotel Auditorium) el “Primer Congreso de Innovación Educativa: Dislexia, TDAH y Adopciones” que organizó el Colegio Areteia, integrante de la Institución NACE, y la Fundación Excelencia Educativa. Ambas instituciones comparten su compromiso con la atención a la diversidad y la excelencia en la educación,  por ello se unieron para celebrar este evento y reunir a profesionales especialistas en las tres tipologías en las que se centró el Congreso. En este Congreso se quería favorecer una visión multidisciplinar desde la medicina, la psicología y la educación. Nuestro objetivo era ofrecer información actualizada para favorecer el diagnóstico precoz y la intervención adecuada de los niños disléxicos e hiperactivos. Durante el acto de inauguración, presidido por La Consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, se hizo tangible que en este Congreso se quería llegar a todos los actores del proceso educativo: padres, profesionales y administración. Lucía Figar afirmó que “trabajar en red da lugar a la mejora general porque la adecuada atención a la diversidad requiere la participación de todos”. Contamos con la conferencia inaugural de D. José Antonio Marina, conocido filósofo, implicado  en el progreso educativo  y en la innovación, que nos deleitó con su conferencia “Generar talento en la educación”. La clausura corrió a cargo de Dña Mª Jesús Álava  con su extraordinaria ponencia “La educación es un proceso que no termina nunca”. Contamos con ponencias de alta calidad. En el Módulo de Adopciones contamos con dos expertos: el Dr. D. José Luis Pedreira Massa , Psiquiatra del niño y del adolescente del Hospital Niño Jesús de Madrid, y con Dña. Lila Parrondo Creste, directora de Adoptantis. En el Módulo de Dislexia contamos con el Dr. Javier S. Sainz, Dr. En Psicología y titular del Dpto. de Procesos Cognitivos de la UCM, con D. José Ramón Gamo Rodriguez, Director de CADE y Director Técnico  de la Fundación Educación Activa, con Dña. Carmen Castelló, Directora del Centro Areteia. En el Módulo de Hiperactividad participó el Dr. D. Alberto Fernández Jaén, Jefe del Servicio de Neurología de Hospital Quirón, el Dr. D. Miguel Angel Santed, psicólogo clínico y Decano de la Facultad de Psicología de la UNED y en el ámbito docente con D. Luis García Carretero, Coordinador Docente del Colegio Areteia.     Junto a las valiosas ponencias contamos en cada Módulo con Mesas redondas en las que se debatieron temas de preocupación e interés de los asistentes. Este Congreso ha pretendido ser el comienzo de un proceso en pro de la Innovación Educativa en el que los Centros puedan desarrollar proyectos para generar talento en los alumnos y favorecer la Excelencia escolar.

 

 

La atención a la diversidad y la educación de calidad para todos fueron algunos de los compromisos que se desarrollaron en el congreso como ejes fundamentales para una innovación continua.

La Fundación Excelencia Educativa comparte con Areteia, que pertenece al grupo de colegios Nuevo Agora Centros Educativos NACE, su compromiso por una atención a la diversidad y una Educación de Calidad. Su objetivo es garantizar un nivel cualitativo de los alumnos potenciando la atención a la diversidad, lo que beneficiará el desarrollo de los estudiantes en la sociedad y su futuro profesional, según se dijo en el Congreso. Muchos alumnos fracasan porque son distintos, cuando salir del estándar no es una debilidad sino que puede ser una fortaleza” en palabras de Carme Castelló, directora y cofundadora del Colegio Areteia de Alcobendas (Madrid) que imparte de infantil a Bachillerato, con un ciclo formativo de grado medio en gestión administrativa. El colegio Areteia se fundó en 1980 con el objetivo de crear una institución  educativa de calidad para  “progresar hacia modelos plurales que favorezcan el aprendizaje de todos los niños atendiendo a la diversidad educativa.”

En el congreso se evidenció la necesaria participación de todos para alcanzar los objetivos.  Así uno de los empeños ha sido llegar a todos los implicados en el proceso educativo: padres, profesionales, docentes, psicólogos médicos y administración. Referente a los alumnos procedentes de la adopción “No podemos olvidar que la adopción es una medida de protección que trata de garantizar a los niños el derecho a tener una familia y no lo contrario: que unos padres que no pueden tener hijos, los tenga” dijo Lila Parrondo.  Frecuentemente son los adultos quienes provocan los problemas de los adoptados.

Referente a los niños disléxicos, José Ramon Gamo apuntó que “la dislexia es una dificultad específica en las funciones mentales que participan en los procesos de lectoescritura.  La directora del centro Areteia, Carme Castelló habló de circuitos “Partimos de una misma realidad –dijo- la dificultad de aprendizaje. Los alumnos tendrán un circuito u otro en función de lo que hagan padres y profesores. Al que diagnostican pronto y cuenta con el apoyo de los padres y los profesores, le suele ir bien porque este apoyo favorece el progreso.” Dijo también que cuando la dislexia se diagnostica tarde el circuito no funciona bien y la actitud del niño no suele ser positiva.

Respecto a la hiperactividad, es imprescindible que familias y centros trabajen juntos para lograr éxitos en el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con  Hiperactoividad.El TDAH no depende solo de aspectos genéticos sino también de otras variables como los padres, la educación del niño, la escuela, los profesores y también el desarrollo intelectual. Luis García, jefe de estudios del colegio Areteia recordó  la  labor del docente y su implicación en el aula “siendo creativo y comunicando con su cuerpo y con su voz”.

La última ponencia del congreso trató de la educación como proceso que no termina nunca y corrió a cargo de María Jesús Álava.  De entrada , queda claro que el proceso educativo comienza en el instante  en que los padres deciden tener un hijo. Y se aconsejó a los padres y profesores que no roben la felicidad a los niños y que tampoco pierdan la suya ya que “trabajar con el futuro como padre o profesional de la Educación, es una de las mejores experiencias de la vida”